Sincrolab: Inteligencia artificial para entrenar el cerebro, ¡no te pierdas esta entrevista!

Sincrolab: Inteligencia artificial para entrenar el cerebro, ¡no te pierdas esta entrevista!

Os invitamos a ver esta entrevista realizada a desarrolladores técnicos de Sincrolab, expertos en el cerebro humano y sobre todo a familias y profesionales que han utilizado esta herramienta de entrenamiento cognitivo. El cerebro y las dificultades de aprendizaje, así como otras se pueden entrenar y de hecho mejoran, los resultados lo avalan.

 

Entrevistamos a Elisa, nueva incorporación especialista en Integración Sensorial

Entrevistamos a Elisa, nueva incorporación especialista en Integración Sensorial

Es para nosotras un placer presentamos a una nueva incorporación al equipo de profesionales de Educare, Elisa Sesé Sanz.  

Elisa es graduada en  Psicología y diplomada en Terapeuta Ocupacional,  miembro de la Asociación Española de Integración Sensorial y de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.  Cuenta con amplia experiencia en Atención Temprana, Integración Sensorial, Psicoterapia y Salud Mental.

A continuación reproducimos una entrevista en la que nos cuente en qué consiste su trabajo y en qué casos está indicada la terapia de integración sensorial.

Elisa bienvenida a Educare, ¿puedes explicar a nuestros lectores y lectoras en que consiste la Integración Sensorial?

La integración sensorial es un proceso neurológico complejo que permite a la persona registrar, organizar e interpretar la información que recibe del propio cuerpo y del ambiente a través de los diferentes sentidos para poder ofrecer una respuesta adecuada a las demandas cotidianas.

En algunos niños este proceso no se desarrolla de una manera adecuada y sus respuestas motoras, conductuales, de aprendizaje, emocionales, sociales, del lenguaje… no son las esperables, comprometiendo a su propio desarrollo.

¿Qué ocurre cuando este proceso no se da de manera correcta?

Se puede hacer una analogía con un atasco de coches. La información sensorial es como una serie de coches que van por distintas carreteras, juntándose en algunas, buscando llegar a un destino. Cuando se produce un atasco, los coches, en este caso la información sensorial, no llega o llega tarde y mal a su destino. Debido a este “atasco”, esa persona no puede responder de manera adecuada a los estímulos que está recibiendo. El cerebro no está procesando la información sensorial de forma precisa y ordenada. Esto hará que al niño le cueste más esfuerzo realizar las actividades, obteniendo peores resultados y menor satisfacción. Será más difícil para él adaptarse a las demandas de su entorno.

¿Cómo podemos observar problemas en el procesamiento sensorial?

Es frecuente encontrar niños que presentas características sensoriales muy concretas. ¿Quién no conoce a alguno al que le molestan las etiquetas de la ropa, o rehuye de los besos, las caricias, los abrazos? ¿O aquél que gira y gira en el columpio y no se marea nunca? ¿O el que posee un miedo terrible a subirse a los mismos? ¿o el que juega sólo y tiende a no estar con el resto de sus compañeros? ¿el que busca constantemente saltar, trepar, correr y tiene dificultades para mantenerse atento en clase?.

Podríamos poner multitud de ejemplos de niños con determinadas características sensoriales. Cada uno, como hemos dicho, tiene las suyas particulares, y eso contribuye al desarrollo de su propia personalidad e identidad.

El problema se da cuando esas características son tan importantes que impiden que llegue a desarrollar sus ocupaciones y relaciones de manera satisfactoria.

¿Qué se puede hacer ante la sospecha de alguno de estos problemas en un niño?

Lo primero, contactar con un especialista para que pueda valorar si realmente los problemas que presenta se deben a un deficiente procesamiento sensorial.

La evaluación, que lleva a cabo un Terapeuta Ocupacional con formación en Integración Sensorial, consiste tanto en pruebas estandarizadas como observaciones estructuradas de las respuestas a la estimulación sensorial: postura, equilibrio, coordinación y movimientos oculares. El terapeuta ocupacional  puede observar también, informalmente, el juego espontáneo, y pedir información acerca del desarrollo del niño y de las áreas de comportamiento.

Una vez hecha la evaluación, y comprobada la existencia de problemas de integración sensorial lo ideal es comenzar un tratamiento basado en este enfoque.

En España, el terapeuta que trabaja desde el modelo de Integración Sensorial debe estar formado específicamente en el mismo por un organismo amparado en la Asociación Española de Integración Sensorial.

¿Cómo se trabaja en integración sensorial?

El tratamiento se basa fundamentalmente en el juego. El niño es el que elige qué actividades hacer y el terapeuta ocupacional el que las adapta a sus características. Para el niño es sólo juego, y los ojos de un inexperto podrían pensar igual; pero la intervención va más allá, en realidad está participando en actividades que le hacen progresar en una integración sensorial más eficiente.

La terapia incluirá actividades que proporcionen estimulación vestibular, propioceptiva y táctil, y son diseñadas para las necesidades de desarrollo específicas de cada niño. También serán diseñadas incrementando gradualmente las demandas para conseguir unas respuestas cada vez más maduras y organizadas.

Se usan variedad de actividades para desarrollar habilidades específicas pero no se lleva a cabo a través de un entrenamiento específico si no a través de todo tipo de actividades motivantes que faciliten dicho aprendizaje.

Muchas gracias  Elisa por toda esta información. ¿Qué tienen que hacer los padres y madres que quieran ponerse en contacto contigo para recibir más información?

Pueden llamar a Educare al 916925688 y pedir una cita conmigo.

Un saludo.

 

¡Todos al parque! beneficios físicos y psicológicos de jugar al aire libre

¡Todos al parque! beneficios físicos y psicológicos de jugar al aire libre

Después de un invierno largo y de pasar más tiempo del debido en casa, por fin llegó el momento de ir al parque. Si ésta no es una de tus prioridades, te contaremos por qué nos parece importante y beneficioso para los niños y niñas desde el punto de vista físico y psicológico.

Ya no hay escusas, ¡por fin ha llegado la primavera y el buen tiempo!. Muchos de nosotros y nosotras esperamos impacientes la llegada de estos días; buen tiempo, solecito, más horas de luz… la mayoría corremos al parque para aprovechar estos días, pero hay otras personas que no lo hacen. Los motivos de no hacerlo son variados y la mayoría injustificados;  pereza, falta de costumbre, resistencias para socializar con otras personas,  incapacidad de sacar un hueco libre, o porque sus hijos o hijas se resisten a ello.

A continuación os contamos algunas de las razones de por qué consideramos que es importante y beneficioso para un niño o niña ir al parque o jugar al aire libre:

  1. Re-descubren que es más divertido jugar al aire libre que detrás de una pantalla, ya sea de TV, móvil, tablet, play, etc. En consulta vemos con frecuencia que el tiempo de ocio en invierno se dedica a pasarlo detrás de una pantalla, con los perjuicios que esto supone para un niño: dependencia, satisfacción inmediata, poca o ninguna socialización, ect.
  2. Hacen ejercicio físico al aire libre (previene la obesidad y otras enfermedades): hay mucho más espacio para saltar, correr y por tanto se cansan físicamente más, lo que favorece el mejor desarrollo físico y posterior descanso del niño o niña.
  3. Eliminan la fatiga mental y el embotamiento: el parque y el aire libre libera la mente. No hay nada mejor que salir de casa y dar un paseo para reciclar nuestros pensamientos y coger la energía suficiente para continuar con el día. Este reciclaje mental ayuda a la concentración posterior en caso de que luego tengan que estudiar. Lo que no se debe es pasar del colegio a las clases extraescolares en donde se siga estudiando o se necesita un esfuerzo mental y después volver a casa para estudiar o hacer los deberes, la mente necesita reciclarse.
  4. Favorece la creatividad. Los niños y niñas inventan juegos, se las ingenian para crear múltiples opciones con palitos, arena y piedras. Esto que parece simple a la vista de un adulto en realidad están entrenando para el futuro la flexibilidad , la apertura de mente para buscar alternativas y formas de usos diferentes de los diferentes elementos.
  5. Favorece la autonomía, independencia y la autoconfianza. Ayuda a que los niños se separen de sus padres por un tiempo, se prueben a sí mismos superando pequeños retos sin la hiper-vigilancia de sus padres y aprenden a valerse por sí mismos y esto les da más confianza y por tanto tendrán una mejor autoestima.
  6. Entrenan habilidades sociales. El parque es un entorno perfecto para que los niños aprendan y entrenen las diferentes habilidades sociales bajo nuestra supervisión, donde podamos corregirles, ayudarles y animarles a potenciarlas. Por ejemplo a hacer nuevos y nuevas amigas, saber decir que no, hacer o rechazar una petición, comunicarse asertivamente, etc.
  7. Gestionar emociones. El parque también es un campo abierto para el descontrol emocional de los niños/as (y de muchos padres y madres), donde hay lloros, rabietas, enfados, alegrías, frustraciones, miedos, etc. Por tanto, es un terreno donde podemos ayudar a nuestros pequeños a gestionar todas esas emociones que les pueden desbordar en un momento dado.
  8. Interiorizar normas y límites. Qué duda cabe que es un reto para muchos padres ir al parque y que esto puede ser uno de los motivos para evitar ir, pero si lo vemos desde el punto de vista de ayudar a un niño o niña a interiorizar normas como ‘no pegar’, ‘decir las cosas sin agresividad’, el parque es un gran aliado, aunque tendremos que armarnos de paciencia para conseguirlo.

¡Esperamos que este post os ayude a decidiros a ir al parque de manera habitual y disfrutar de sus beneficios!

Estamos a tu disposición en Educare:

C/ Málaga, 5 (Pinto)

91 6925688