Cuidados para el adulto

RECOMENDACIONES PARA PROFESIONALES DE LA SALUD Y CUIDADOS

AUTOCUIDADO E HIGIENE EMOCIONAL

La atención a personas enfermas e inmersas en procesos físicos, personales y sociales de este calado emocional pueden ser largos, complejos y en algunos casos, no satisfactorios.

Es importante mantener la calma y una actitud general saludable frente a la gran labor que hay que desarrollar en estos días.

El trabajo con la enfermedad y cuidados combina una alta implicación personal y profesional, que inevitablemente, contribuye al desgaste, la desmotivación y desánimo.

A continuación, os damos una serie de recomendaciones generales para mantener el estado de ánimo y motivación que se requiere.

CONTROL SOBRE NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO

Existe una estrecha relación entre estado de ánimo, el valor y la esperanza o la falta de ellas, y la capacidad del propio cuerpo para conservarse inmune o caer en enfermedad.

Vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar las respuestas correctas a los problemas y dificultades que se nos plantean, y cumplir con las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

El significado que otorgamos a la realidad o situación que nos toca vivir y las interpretaciones que realizamos de ello, son determinantes para nuestro estado de ánimo general.

Nuestro estado de ánimo general se compone a su vez de numerosas fluctuaciones, variaciones y micro- estados, que tratan de regular nuestras emociones más primitivas y sentimientos, con el objetivo de alcanzar una homeostasis interna.  Podemos considerar que son “pistas” internas que nos ayudan a conectar con nuestro mundo emocional y regularlo. Si conseguimos tener un amplio conocimiento de ello, sin asustarse, nos ayudará a reorientar nuestro modo de encontrarnos en la realidad con un mayor ajuste y sensación de afrontamiento.

En este sentido, es importante saber que vamos a ser capaces de orientar nuestra conciencia y voluntad hacia una perspectiva realista sobre la situación y lo que nosotros, como agentes activos, está a nuestro alcance.

Es fundamental escucharnos y atendernos emocionalmente, cubrirnos en nuestra necesidad afectiva y emocional,  para después redirigirnos hacia un estado de ánimo más global, que sea equilibrado y ajustado a las circunstancias y al trabajo que tenemos encomendado.

Una alternativa saludable es VALORAR positivamente el esfuerzo, la habilidad y responsabilidad personal que ponemos en la tarea profesional, o lo que es lo mismo, buscar un LOCUS DE CONTROL INTERNO (en términos psicológicos).

Cómo hacerlo:

CÓMO DAR VALOR A NUESTRO TRABAJO

  • CONOCER EL FUNCIONAMIENTO DEL ESTADO DE ÁNIMO, MOTIVACIÓN Y NECESIDADES.
  • COMPRENDER LAS RELACIONES ENTRE NUESTROS PENSAMIENTOS, EMOCIONES Y COMPORTAMIENTOS EN LOS PROCESOS DE TRABAJO DE ACOMPAÑAMIENTO Y CUIDADO.
  • CONOCER Y DETECTAR DISTORSIONES EN NUESTRA PERCEPCIÓN DE LO QUE NOS SUCEDE QUE SON CONTRAPRODUCENTES PARA NUESTRO BIENESTAR.
  • DISTINGUIR LOS ASPECTOS DE UN PROBLEMA QUE ESTÁ DENTRO Y FUERA DE NUESTRO CAMPO DE CONTROL PERSONAL.
  • AJUSTAR NUESTRAS EXPECTATIVAS EN EL TRABAJO.
  • ATENDER A LA FRUSTRACIÓN SIN CULPARSE POR LO IMPOSIBLE.
  • VALORAR NUESTRA RESPONSABILIDAD Y BUEN “QUEHACER” EN NUESTRO TRABAJO.
  • CENTRAR LA ATENCIÓN Y VALORACIÓN EN EL ÁMBITO DE LO “POSIBLE”, LO QUE SE PUEDE HACER
  • CONOCER Y DETECTAR ALGUNAS CREENCIAS QUE DIFICULTAN NUESTRO BIENESTAR
  • ENTRENAR LA MIRADA HACIA LOS ASPECTOS POSITIVOS DE NUESTRA TAREA PROFESIONAL
  • CONFIANZA EN NUESTRA INTELIGENCIA QUE NOS VA A PERMITIR TENER CONCIENCIA DE LOS LÍMITES DE NUESTRO TRABAJO
  • DEDICAR ESFUERZOS A LO QUE ESTÁ DENTRO DE NUESTRAS FUNCIONES Y PODEMOS HACER
  • TENER PRESENTES LOS LOGROS DE NUESTRO TRABAJO
  • PONER EL ACENTO EN LOS PROCESOS Y NO EN LOS RESULTADOS
  • DAR MISMA RELEVANCIA A LOS ELEMENTOS POSITIVOS QUE A LOS ELEMENTOS CRÍTICOS O DIFICULTADES
  • NO ES EL TRABAJO LO QUE NOS PRODUCE BIENESTAR O MALESTAR SINO LA MANERA DE AFRONTARLO.
  • MEJORAR EL AFRONTAMIENTO NOS PUEDE HACER GANAR EN BIENESTAR.