Actividades para el día a día

ACTIVIDAD DE REGULACIÓN PROPIOCEPTIVA

Tras estos días de estar en casa sin poder salir a la calle y sin llevar a cabo nuestras rutinas, los niños con desordenes sensoriales pueden encontrarse en una situación de desregulación, pudiendo estar más inquietos, buscando movimiento, impactar sobre personas u objetos, llegando incluso a morderse algunas zonas del cuerpo intentando buscar una manera de auto-regulación.

Los niños con desordenes sensoriales, pueden tener un bajo procesamiento a nivel propioceptivo, este sistema desconocido para muchos, es aquel quenos aporta información desde nuestros músculos, ligamentos y articulaciones. Nuestros receptores nos aportan sensaciones sobre la comprensión, el estiramiento de músculos y articulaciones. Gracias a la propiocepción sabemos la posición de nuestro cuerpo o de nuestros segmentos corporales sin verlos, lo cual nos permite generar planes motores.

Cuando un niño con problemas del procesamiento sensorial, tiene un bajo registro a nivel propioceptivo puede estar buscando él mismo una regulación, de ahí que constantemente busque movimiento, demande un fuerte contacto con otras personas u objetos como decíamos antes, o pueda morderse o golpearse. Para ello, os proponemos esta divertidísima actividad, que no solo puede realizar el niño con desordenes sensoriales, si no, toda la familia.

Para llevar a cabo esta actividad, tan solo vamos a necesitar folios, colores, celo y muchas ganas de pasarlo bien.

Vamos a dibujar en los folios nuestras manos y pies, los vamos a colorear de los colores que más nos gusten y vamos a pegar esos folios en el suelo siguiendo una especie de camino.

Ahora es el momento de ¡saltar!. Por turnos en familia tendrá que seguir ese camino con saltos. Podéis hacer huellas de solo un pie para saltar a la pata coja, con dos, añadir al lado las huellas de las manos para tener que tocar también el suelo con una, o dos manos. Incluso podéis añadir espirales para que tengáis que girar sobre vosotros mismos, o sed creativos y dadle a la imaginación para crear muchas más ideas dentro de este súper circuito.

Además de ser una actividad muy divertida, al niño con problemas del procesamiento propioceptivo le va ayudar a regularse mucho, ya que los saltos aportan una gran información propioceptiva.

Podéis mandarnos las fotos de como ha quedado vuestro circuito.

¡Animo familias!

 

Eva M – Terapeuta Ocupacional